Trillizos del baloncesto de Santiago causan impresión en la fanaticada

Santiago. – La edición número cuarenta del baloncesto superior de esta ciudad, reúne a tres hermanos trillizos y sigue mostrando acontecimientos singulares y dejando bien claro que cuando se hace buena siembra la cosecha es también mejorada.

Una prueba de ello es la muestra del talento joven que viene mostrando su calidad en la Gran Arena del Cibao y otras canchas.

Luisaury Peña el joven de 18 años con discapacidad auditiva que cautiva la fanaticada del baloncesto en Santiago es una muestra de ello.

Ahora nos cautivan los famosos “Trillos” que vienen causando sensación desde las categorías menores y dos de ellos en el torneo Superior de Santiago.

Muy reciente, el pasado miércoles, Kevin encestó un disparo de tres en el cluch, que le dio el segundo triunfo de la semifinal al GUG, mostrando en toda su realidad que es un jugador listo para la fauna en el superior.
UNA HISTORIA PARA CONTAR.

Los trillizos Kelvin, Cristhian y Jeffrey Tavarez han brillan tanto dentro como fuera de la cancha por sus valores cristianos que los han llevado desde el seno de la familia.

Parte de la historia de estos jóvenes viene del sector Los Ciruelitos y desde su nacimiento fueron conocidos ya que ese acontecimiento el 12 de enero de 1997, salió hasta en la portada de periódicos de circulación nacional.
El gobierno incluso, ayudó a los padres con empleos para que salieran adelante según expresó el pastor Rafael Tavarez padre de los trillizos.

DISCIPLINA DESDE EL HOGAR.

Cuenta Rafael que desde niño estos jóvenes han cargado sobre sus hombros buena disciplina al extremo de que nunca les han pitado una técnica dentro del juego tanto en categorías menores como los dos que está accionando en el superior de Santiago.

El Pastor Tavarez destaca que ha sido fundamental el trabajo en la educación y formación que ha realizado en estos jóvenes para que sean personas disciplinadas, que no tomen alcohol, Hookas entre otros males que afectan a la juventud de hoy y en muchos deportistas.

“Los Trillos antes de irse a practicar hacen su devoción, oran y leen la biblia”, a ellos lo invitan a fiestas y a veces no van porque no les gusta los ambientes con malos hábitos y otras cosas, de hecho, han invitado compañeros de equipos a participar en los cultos de nuestra iglesia”, indicó.
“Hemos trabajado con ellos en su formación para que se lleven bien con todo el mundo, de ahí que ellos no se han ganado una técnica, en todo lo que han jugado baloncesto” expresó el pastor Tavarez

Agrega que “Le hemos enseñado a temerle a Dios y por consecuencia no hacen cosas negativas, y por eso nuestra confianza, y eso lo han llevado a la cancha”.

Lamentó que Jeffrey no fuera activado el Cupes este año, tras escogerlo en el Draft y que a Cristhian no le den la oportunidad que merece en el CDP, por lo que espera pueda tener más tiempo de juego y demuestre todo el talento que tiene.

“Kelvin es quien más se ha notado en su juego con el Club GUG donde ha tenido un papel preponderante con el conjunto sobre todo en la semifinal del torneo”.

“Ya hay muchos jugadores que le pasó su época y es tiempo de darle más oportunidades al talento joven” destaca el padre de los Trillos.

UN BUEN CONSEJERO

Tavarez indicó que uno de los grandes consejeros de los Trillos es su primo, la ex estrella del baloncesto local Heriberto Cabrera el cual también cuando tiene que halarle los moños como se dice popularmente lo hace.

“En principio yo quería que fueran peloteros, sin embargo, ellos se inclinaron por el baloncesto, y los deje que disfrutaran del juego que a ellos le gustaba”, dijo el pastor.

A pesar de que en las categorías menores jugaron juntos en el Cluci, donde fueron campeones y sub-campeones, ya en el baloncesto superior no le gustaría verlos junto porque juegan la misma posición y estarían en competencia y se constituiría en un problema.

ANÉCDOTAS DE LOS TRILLOS

En las categorías menores hubo un dirigente que se quedó mirándolos y pensó que lo estaban engañando cambiándose las camisetas para jugar, y ellos le respondieron que los tres eran buenos, sin embargo, el dirigente no se confió y les marco los tenis o calzados para identificarlos.

Otra de las experiencias que han tenido los trillos es con los narradores sobre todo en torneos barriales que se confunden con ellos y en las redes sociales que etiquetan a uno por otro.

Otra anécdota es la rivalidad que libro Kelvin en categorías menores con Richard Polanco Bobolon, cuando El Cluci se enfrentaba a CDP.

Anuncios

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: